sábado, 3 de abril de 2010



Por eso escribo, por eso me queda conciencia

 para no perder el sano juicio en esta locura de

monotonía que adopté desde que me quité la 

vida...